jueves, 20 de septiembre de 2012

Muere Santiago Carrillo Solares. Matanza de Paracuellos. El Genocidio de la izquierda Española


18 de septiembre de 2012, Fin de La Guerra civil, los españoles ya no tendremos que tolerar sus indignos y repulsivos comentarios, por fin se cerrara el ciclo que ha dado la sociedad española.  La justicia divina hará el resto, verá las caras de todos y cada uno de los españoles que fueron asesinados, más de16 mil españoles por el solo hecho de serlo y por tanto rechazar la infame revolución marxista que estuvo destrozando la España del año 36.

Ahora los de turno lo pongan por las nubes y leerán basuras en su honor, recordaran hechos que nunca fueron honorables desempeñados por este y le pondrán estatuas, entrañable camarada le llamaba ZP.

 
 
Estaba ingresado en el hospital Gregorio Marañón, antes Francisco Franco, curiosidades de la vida.

Fue secretario general del Partido Comunista de España (PCE). Combatió en la Guerra Civil Española, imagen notable de la oposición al franquismo y de la Transición Española.

Carrillo adquiere protagonismo en el PCE, por La Matanza de Paracuellos.

Hay indicios suficientes para afirmar que las matanzas de Paracuellos de Jarama no sólo fueron la exposición más brutal de la represión desencadenada en la Guerra Civil.

Trazas de Historia

La Consejería de Orden Público de la Junta de Defensa fue confiada a Santiago Carrillo, de las Juventudes Socialistas Unificadas y se nombró Delegado de Orden Público al redactor del diario socialista Claridad, Segundo Serrano Poncela.

El mecanismo de extracción de los destinados a la muerte fue, en todos los casos, semejante, se presentaban en la cárcel miembros de la Dirección General de Seguridad y milicianos con una orden de libertad de presos, en autobuses de la Sociedad Madrileña de Tranvías los trasladaban a las inmediaciones de Paracuellos del Jarama en su mayoría y Torrejón de Ardoz y allí eran fusilados.


Ejemplo de los documentos usados para las  salidas de presos por orden de los organismos públicos

A partir del 07 de noviembre de 1936, Madrid, un convoy de autobuses que traslada a los presos con destino a otras cárceles fuera de la ciudad es desviado hacia el municipio de Paracuellos de Jarama, allí los presos son fusilados. Los sucesos son repetidos dos días después en el municipio de Torrejón de Ardoz. Hasta el 4 de diciembre no todos los convoyes llegarían a su destino. Personas civiles y militares fueron fusilados y sus cuerpos enterrados en fosas comunes.

Más de 20 años después, a raíz de que Carrillo fuese nombrado Secretario General del PCE, el régimen franquista responsabilizaría a Santiago Carrillo de estas matanzas, culpándole de haberlas permitido o amparado en su disposición de Consejero de Orden Público.


La polémica entre los historiadores sigue aún en la actualidad (véase La responsabilidad de Santiago Carrillo en las matanzas de Paracuellos), existiendo cierto consenso acerca de que Carrillo, en su condición de Consejero de Orden Público, difícilmente pudo haber ignorado, al menos desde el 7 de noviembre, que las matanzas estaban teniendo lugar, sin que hubiese hecho nada por evitarlo.

Santiago Carrillo ha negado siempre su participación o responsabilidad en la matanza. Historiadores que se han ocupado a fondo como Rafael Casas de la Vega, Ricardo de la Cierva y César Vidal, dan testimonios decisivos acerca de la responsabilidad del propio Carrillo y los sucesos.
 
Todos ellos vienen a coincidir en presentar a Carrillo como el ejecutor penúltimo, el eslabón de una cadena en la que también participaron Manuel Muñoz Martínez (director General de Seguridad), Ángel Galarza Gago (ministro de la Gobernación) y Mijail Efimovich Koltsov (delegado soviético en España), que convierte parte de su diario de guerra en una confesión sobre su responsabilidad en arrancar del Gobierno la decisión de eliminar a los prisioneros.

Entre todos y con la colaboración de funcionarios y milicianos, pusieron en funcionamiento una maquinaria represiva de la que tenía perfecto conocimiento el Gobierno de la República ya instalado en Valencia.


El caso de Paracuellos podemos denominarlo como el Genocidio de la izquierda española.



Carrillo doctor 'honoris causa' por su papel en la transición

Santiago Carrillo fue investido doctor Honoris Causa por la Universidad Autónoma de Madrid (20-10-2005) en reconocimiento a sus "extraordinarios méritos, y de forma significada a su contribución a la política de reconciliación nacional, y su decisiva aportación al proceso de transición democrática en España".


Honoris causa. Cuyo significado es «por causa de honor», una cualidad que conduce a uno al cumplimiento de sus deberes, respeto a sus semejantes y a sí mismo, es la buena reputación que sigue a la virtud, al mérito o a las acciones de servicio, las cuales trascienden a las familias, personas, instituciones y las acciones mismas que se reconocen. Es un alto honor para personas de testimonio social, reconocido e intachable. En la mayoría de los casos, esta locución es antecedida por el término maestro o doctor.



Vallase usted al infierno. Punto del dial

Santiago Carrillo, histórico dirigente del Partido Comunista de España, convertido en generador de la polémica en el programa Protagonistas, de Punto Radio, al mandar "al infierno" a su director y presentador, Luis del Olmo, cuando éste le preguntaba sobre la matanza de Paracuellos del Jarama. Grabación del insólito momento.

 


Enlaces

La matanza de Paracuellos de Jarama: verdades y mentiras


 

Basura Politica

Image and video hosting by TinyPic