sábado, 21 de enero de 2012

Ley antipiratería. SOPA / PIPA. El fin del Internet que conocemos


La noche del jueves fue larga en la red de redes. Después de una semana marcada por el fundido a negro más grande visto en Internet en páginas privadas, el cierre del sitio web Megaupload marcó la puntilla. Las protestas de los internautas y el ataque de múltiples páginas web por parte de Anonymous, han sido algunas de las consecuencias.

SOPA (Stop Online Piracy Act) y PIPA (Protect Intelectual Property Act) son proyectos de ley antipiratería que se debatían esta semana en el  Congreso de Estados Unidos. Su objetivo es, según sus defensores, perseguir la piratería en el mundo digital. Para ello, el Departamento de Justicia de este país podrá cerrar páginas web sin orden judicial, bloquear dominios de Internet y hacer que los buscadores las eliminen en los resultados de búsqueda, entre otras medidas.

Internautas de todo el mundo expresan sus protestas en la red el pasado jueves. Miles de páginas, personales y empresariales, deciden cerrar y limitar su presencia digital a un ‘blackout’ o página en negro, en la que albergan frases de protestas contra ambas leyes. Una de las páginas que lideraron este fundido a negro fue la Wikipedia, que mantuvo el lema «imagina un mundo sin conocimiento libre» durante 24 horas.

Google también secundó las protestas, incluyendo ese día un ‘doodle’ (logotipo personalizado) y una petición de firmas online contra las leyes SOPA y PIPA. Recogieron más de 4,5 millones de firmas.


Facebook no apagó el jueves su página web, pero su creador, Mark Zuckerberg, publicó un comentario en su perfil en contra de las leyes: «Internet es la herramienta más poderosa que tenemos para crear un mundo más abierto y conectado. No podemos dejar que leyes poco pensadas se interpongan en el camino del desarrollo de Internet. Facebook se opone a SOPA y PIPA y continuaremos en contra de cualquier ley que vaya a herir Internet».

Todas estas acciones hicieron que algunos senadores estadounidenses cambiaran sus votos y renunciaran a apoyar las leyes.

El viernes, justo el día siguiente, el FBI cierra el sitio web Megaupload, con una puesta en escena de película, y detiene a cuatro ejecutivos de la compañía, entre los que se encuentra su fundador, Kim Schmitz. Megaupload es uno de los portales web de alojamiento de archivos más utilizados a nivel mundial. Dado que permitía descargar archivos a gran velocidad, se utilizaba para difundir todo tipo de contenidos, alojados en él o en otros servidores. Debido a su política permisiva sobre los contenidos, era fácil encontrar archivos sujetos a derechos de autor sin autorización de sus creadores.


El FBI insiste en que la operación con Megaupload no tiene que ver con las protestas contra SOPA y PIPA, sino que llevaban dos años investigando el portal. Pero las reacciones de la comunidad internauta no se hace esperar. Twitter se llena de comentarios de sorpresa y de protesta.

El grupo de ‘hacktivistas’ Anonymous lanza entonces un ataque contra diferentes páginas web, entre ellas las del FBI y el Departamento de Justicia estadounidense. Otras páginas web afectadas fueron Universal Music, la Asociación de la Industria de Grabación de América (RIAA) y la Oficina de Copyright de Estados Unidos, entre otras.

El comunicado de Anonymous reclamando el ataque lo dejaba claro: «Megaupload ha sido cerrado sin que exista la ley SOPA. Ahora imaginad lo que ocurrirá si es aprobada. Internet como lo conocemos llegará a su fin. ¡Combatid!».


Aplazan en EE.UU. votaciones sobre ley de piratería

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, dijo que había aplazado una votación preliminar programada para el martes "a la luz de los recientes acontecimientos". Entre ellos están una campaña de peticiones lanzada por Google que atrajo más de siete millones de participantes y una suspensión de servicio por 24 horas por la enciclopedia cibernética Wikipedia.

El jefe del comité judicial de la cámara baja, el republicano Lamar Smith, siguió la pauta, diciendo que la consideración de una propuesta de ley similar en la cámara sería pospuesta "hasta que exista un acuerdo mayor sobre una solución”.

Los proyectos la Ley de Protección de Propiedad Intelectual en el Senado (PIPA) y la Ley para Frenar la Piratería en la Cámara de Representantes (SOPA) tienen un fuerte apoyo en la industria del espectáculo y otros sectores que pierden miles de millones de dólares anualmente por robo de propiedad intelectual y la venta en la internet de productos falsos. Pero tiene una fuerte oposición de compañías de internet, que argumentan que la ley llevaría a una excesiva regulación y censura en la web.
 

Basura Politica

Image and video hosting by TinyPic