lunes, 28 de febrero de 2011

Ave que vuela a la cazuela. Caso Faisán

Eguiguren se reunió con Elosua en el bar Faisán antes del chivatazo a ETA

Según informes, el presunto responsable de extorsión a ETA, Joseba Elosua, responsable del aparato de extorsión de ETA, declaró al juez Grande Marlaska que mantuvo una reunión con el socialista vasco Jesús Eguiguren en el bar Faisán poco antes de que se produjera el chivatazo a ETA. En la reunión también estuvo el ex dirigente etarra Julen Madariaga y estaba al tanto de todo el Gorka Aguirre.

En este sentido, el dueño del Faisán, Joseba Elosua, estuvo en esa cita con el presidente del PSE, Jesús Eguiguren, así como con el ex dirigente etarra, Julen Madariaga. Además, el fallecido dirigente del PNV, Gorka Aguirre, estaba al tanto de la reunión.

El recaudador de ETA aseguró ante el juez que el 2 de mayo de 2006 se reunió con Gorka Aguirre y el dirigente del PNV le explicó que Eguiguren "quería hablar con la dirección de ETA sobre un atentado que había habido".

Sin embargo, los investigadores no han aportado ninguna imagen de esa reunión a pesar de que todo el sumario está plagado de vídeos y fotografías en la que aparecen otros personajes, como el propio Aguirre, Madariaga o el etarra Sagarzazu. Incluso, aparecen las imágenes de los empresarios que acabaron cediendo a la extorsión de la banda terrorista.

De este modo, la Policía, que había desplegado un operativo enorme en esta operación, no informó al juez Marlaska sobre los encuentros entre Jesús Eguiguren y miembros del entorno etarra en el bar Faisán.

Mientras, tanto desde el PSOE evitan pronunciarse. El secretario de Organización, Marcelino Iglesias, se ha limitado a decir que "es un tema que se está juzgando y desde el PSOE respetamos siempre el trabajo de los jueces".


El vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, Rubalcaba niega la reunión entre Eguiguren y Elosúa, ha asegurado que el presidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren, "no tiene absolutamente nada que ver" con el presunto 'chivatazo' a la red de extorsión de ETA en 2006, el llamado 'caso Faisán'.

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz tomó declaración en secreto al presidente del Partido Socialista de Euskadi (PSE), Jesús Eguiguren, y a la cúpula del Ministerio del Interior en 2006 dentro de la investigación abierta por el 'caso Faisán'. Fueron llamados a declarar en el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia.  


Los pinchazos telefonicos a la red de extorsion etarra, que presuntamente comandaba Josaba Elosúa, revelan el alcance de la relacion del presidente del PSE-EE, Jesus Eguiguren, con el dueño del bar Faisán.

LA RAZÓN ha tenido acceso a transcripciones de la Comisaría General de Información y la verdad es que dejan poco margen para la duda, pese a la dificultad de la interpretación por la habitual encriptación de los mensajes y por el coloquial lenguaje telefónico. 

Llamada del 4 de abril de 2006 de Elosúa a Nicolás Agirre Díez, íntimo amigo, que fue imputado por el juez Grande Marlaska, pero cuya imputación fue retirada posteriormente por  Garzón. Dos semanas después de que ETA hubiera anunciado su «tregua» los dos intercambian impresiones sobre Eguiguren, al que Elosúa se refiere como «Jesusín de mi vida».

Elosúa: No tenemos... mañana el encargo.
Nicolás Agirre: ya, ya, ya... ya. Pero aquí el que corta el bacalao es Jesús.
Elosúa: ¿Eh?
Nicolás Agirre: Jesús es el que corta el bacalao.
Elosúa: Jesusín de mi vida.
Aguirre: Aparte de periódicos y tal, por lo visto el bastonazo que le dieron, el, ¿no le dieron un paraguazo una vez?
Elosúa: Sí. A ésta, la...
Agirre: ¿Quién era la Susi? ¿Quién le dio?
Elosúa: La Xunta.
Agirre: La Xunta.
Elosúa: ¿Le dio?
Agirre: Le dio un bastonazo ¿no?
Elosúa: Y... esto se ha arreglado... tuve que arreglar también.

Eguiguren estuvo casado con Assunta Zubiarráin (la Xunta en este fragmento de la conversación), a quien agredió con un paraguas, un zapato y con las manos en una paliza que se produjo tras una discusión conyugal. Por esos hechos fue condenado por malos tratos por la Audiencia Provincial de San Sebastián en 1992 y tuvo que dimitir de su cargo de vicepresidente del Parlamento vasco.

En otra conversación del 18 de abril de 2006, ambos interlocutores  aluden de nuevo a sus relaciones con Eguiguren, así como al supuesto control del líder socialista en la gestión del «proceso» de negociación. Elosúa confiesa que Gorka Aguirre y Eguiguren quieren estar con él,  –Gorka Aguirre es un histórico dirigente del PNV que falleció en marzo de 2009, y sobre el que trató de probarse a través de escuchas de la Policía su connivencia con el aparato de extorsión etarra.  

Elosúa incluso da a entender que ha estado en el despacho del dirigente socialista, de quien destaca las relaciones familiares que les unen y su amistad con Otegi. 

Elosúa: Siempre, eh, me ha dicho Gorka Aguirre que ha estado con el cura ese irlandés.
Nicolás Agirre: Ya.
Elosúa: Y que, y Jesusito de mi vida, también, que ha estado y que quieren estar conmigo.
Agirre: Dicen que el que ha movido todo el asunto ha sido Jesús, eh.
Elosúa: ¿Jesusito?
Agirre: Sí, Jesús, no, no, no, no. Dicen que el que ha llevado todo el peso ha sido Jesús.
Elosúa: Jesusito de mi vida.
Agirre: En un sitio, sí, después de leer los periódicos ahí en San Sebastián.
Elosúa: Se ríe.
Agirre: Después de empaparse bien, porque se empapaba bien además, ¿eh? Ya viste qué manera de trabajar.
Elosúa: Joder, sudaba, ¿eh?
Agirre: Toda la mesa llena de periódicos, no había ni sitio [...]
Posteriormente Agirre pregunta a Elosúa sí «Jesús» es de Iraeta.
Elosúa: No, de Zarnazabal.
Eguiguren es de Aizarnazábal (Guipúzcoa).

La tarjeta prepago de uno de los dos teléfonos que llevaba Juan Carlos Yurrebaso Atutxa, representante de ETA, junto a «Josu Ternera», en las negociaciones de 2006, fue utilizada con anterioridad por el entonces director general de la Policía, el socialista Víctor García Hidalgo, en la actualidad imputado en el caso del (chivatazo). El tráfico de llamadas realizado desde ese número figuraría en los nueve folios de la comisión rogatoria francesa que el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha declarado secretos. 

Este documento incluiría también el acta que realizó ETA de la «reunión negociadora» a la asistió José Manuel Gómez Benítez, vocal del Consejo General del Poder Judicial, como mediador del Gobierno de Zapatero. El informe, intervenido al etarra Francisco Javier López Peña, (Thierry), recoge que el catedrático de Derecho Penal manejó el (chivatazo) al dueño del bar Faisán, Joseba Elosua, como prueba del compromiso del Ejecutivo con el llamado (proceso de paz).

Con la ampliación de las investigaciones, fue cuando se descubrió la (gran chapuza): la tarjeta del etarra negociador ya había sido utilizada por el director general de la Policía, pese a que la adquirió para usarla solo dentro de su función del (proceso de paz). De esta forma se pudo comprobar que las llamadas a las sedes socialistas, a Eguiguren y al jefe de seguridad del PSOE las había realizado el ahora imputado en el Caso Faisán.

Gil Lázaro señala el momento en que se frenó la operación contra ETA. Lo declarado por García Hidalgo y Rubio confirma que Camacho fue informado. “El kilómetro cero del chivatazo se sitúa en el Ministerio del Interior el día 3 de mayo a las 19 horas, cuando Telesforo recibe la información concreta sobre el operativo y se la comunica al director general de la Policía y al secretario de Estado”.

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha rechazado admitir a trámite la querella presentada por Voces contra el Terrorismo contra el presidente del PSE, Jesús Eguiguren. 


Protagonistas del Chivatazo. El caso se ha convertido en un entramado de personajes, policías, políticos, jueces y etarras como protagonistas…


Enlaces 



La "chicharra", aparato de seguimiento colocado en el coche de Elosúa, permitió saber que la banda terrorista había sido alertada por alguien que se decía policía para (no fastidiar el proceso de paz).
 

Basura Politica

Image and video hosting by TinyPic